Teoría de las inversiones 1

Educación, Inversión | No hay comentarios
En esta serie de lecciones van dirigidas a aquellas personas interesadas en el mundo de las inversiones bien como conocimiento general o bien para saber dónde invertir su dinero de una manera más profesional con el fin de sacar mayor rédito al mismo.

 

Iremos aprendiendo con un lenguaje lo más sencillo posible los rudimentos de las inversiones en diferentes activos financieros desde los conceptos más básicos hasta aquellos que requieren mayor profesionalidad dada la complejidad del mundo financiero.

fondos-de-inversiónMuy a menudo vemos en las páginas de los diarios datos y estadísticas de la Bolsa y organismos financieros que apenas podemos traducir y comprender como bonos, renta fija, obligaciones de empresa, etc. Espero que este manual os sirva para ampliar un poco el conocimiento del mundo complejo y atractivo de las inversiones.

¿Qué son los mercados financieros?

 
En todo mercado se negocian, venden y compran diferentes productos, comida, ropa, vehículos, etc. El que vende quiere vender lo más caro posible y, lógicamente el que compra lo quiere hacer lo más barato posible. En el tira y afloja que existen en los mercados, unos lo llaman regateo de precios, otros lo llaman negociación esta la madre del cordero de todo mercado ya que están afectados por las fuerzas de la oferta y la demanda.

Activos financieros

En los mercados financieros se negocian los llamados activos financieros.
Activo: algo que se posee y tiene un valor y que se puede vender o cambiar por otro.
Los activos financieros pueden ser:
Tangibles (que se ven, se tocan) como edificios, maquinaria, etc.
Intangibles: (no se ven ni se tocan): Derechos legales sobre un rendimiento futuro
 
Las características básicas de los activos financieros son tres:
Son activos que nos dan derecho a conseguir un dinero (Liquidez) en el futuro gracias nuestras inversiones. Otras características a tener en cuenta son el riesgo (que se analiza mediante agencias de rating) y la Rentabilidad (los beneficios económicos que traen nuestras inversiones).
Ejemplos de activos financieros:
         Si compro bonos del Estado
         Si compro obligaciones de una empresa
         Un préstamo personal que doy a una empresa (ésta es la vendedora del activo, yo el comprador que recibiré dinero por este activo en el futuro)
         Si adquiero acciones de una empresa en la Bolsa, etc.
         Los depósitos bancarios

 

Acciones de empresa

 
Dentro de los activos financieros las acciones de empresa son una de las inversiones más populares y conocidas incluso por los inversores aficionados. Podemos definir las acciones de empresa como activos financieros que nos dan un derecho a recibir los dividendos que reparte una empresa entre sus accionistas de tiempo en tiempo. Además las acciones de empresa otorgan derechos de propiedad a  aquellas personas o empresas que las poseen. Es decir, si tengo unas acciones de, por ejemplo, Telefónica soy propietario de la misma aunque sea en términos muy pequeños. Tengo un derecho de propiedad de la parte proporcional de los activos de la empresa que mis acciones me otorgan si llegara el caso de liquidación de la misma.
Posemos dividir las acciones de empresa en dos categorías:
a)     Acciones ordinarias
Los propietarios de estas acciones son realmente los verdaderos dueños de la empresa. Reciben los dividendos (1) (pagos que da la empresa por sus beneficios) y obtienen las ganancias de capital si aumenta el valor de las acciones. Si compro 100 acciones de una empresa a 100 € y a los dos años estas acciones valen 160 € quiere decir que a parte de los dividendos recibidos  en este tiempo el dinero invertido por mí ha obtenido un rendimiento extra como ganancia de capital de 6.000 € (La diferencia del valor de las acciones).
Otro aspecto del poseedor de acciones ordinarias es que sus propietarios tienen derecho a voto en la Junta General de Accionistas que es la que decide sobre la marcha de la empresa beneficiándose de las ganancias que obtiene la compañía pero restringiendo sus pérdidas máximas a lo que les costó adquirir la acción.
Por este motivo las acciones ordinarias suelen costar mucho más dinero que las preferentes pues estamos comprando el derecho a votar y decidir y este derecho lógicamente tiene un precio.
 
También tienen un derecho preferente a la adquisición de nuevas acciones en el caso de que la empresa decidiera ampliar su capital y  para así poder mantener la proporción del capital de la empresa que tenían anteriormente. En caso de disolución de la empresa los poseedores de estas acciones serían los últimos en cobrar.
(Es interesante saber diferencias entre el valor nominal de las acciones (es decir el valor escriturado en los certificados de emisión que obtenemos al comprarlas  y que representa una parte alícuota del capital social de la compañía y el valor de mercado de estas acciones cuyo previo varia constantemente en los mercados bursátiles). El valor contable de una acción es el resultado de restar al valor contable de los activos de la empresa el valor contable de las deudas de la misma.
(1)   Los dividendos pueden ser acumulativos (éstos se van acumulando y se pagan al cabo de los años) y no acumulativos (el dividendo está prefijado en el Certificado de emisión, como en las obligaciones)
b)     Acciones preferentes
 
Los dueños de estas acciones aunque no tienen derecho a participar en las juntas ordinarias lo pueden hacer en las extraordinarias y tienen preferencia a la hora de cobrar los dividendos de la compañía, que suelen ser superiores al de las ordinarias y también tienen preferencia sobre las acciones ordinarias a la hora de cobrar la hora de liquidar la compañía si llegara el caso. Carecen del derecho al voto por lo que hemos visto sus acciones suelen ser más baratas pues se venden con grandes descuentos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *